Se supone que...

Se supone que no debería atreverme a esta aventura: un blog donde las palabras navegan en un guiso de ambigüedades. Un guiso en el que las ausencias soberbias y la arrogancia supina de una lexicografía tonta y cursi aflorarán en cada oración, en cada recodo de mi pobre y previsible expresión metafórica.
Pero siento la necesidad de otro canal donde mis sentidos se bifurquen, atornillen o maceren. Un canal donde las entrañas puedan mostrarse sin piedad, sin convencionalismos avaros de obsecuencias o calcomanías culturales que no me motivan y vanamente tratan de encorsetarme.

Bienvenidos a este vuelo rasante donde los planetas chocarán y la mutación de los sentidos estará en la mira de los Dioses y Diosas.

viernes, 17 de junio de 2016

Solo

Solo
el solo de la madrugada en sus rayos y luces
solo para el amor
solo para el dolor
solo para la otredad sin maldad pero hiriente

Solo
omnipresente y omnisciente
solo en su cueva
en su madriguera
solo por la soledad
y su conciencia que se retroalimenta y autorreferencia

Solo
y el solo
y los solos
y los soleados días que quedan
tratando de tapar los otros atardeceres...
también soleados
pero también olvidados

No hay comentarios.:

Publicar un comentario