Se supone que...

Se supone que no debería atreverme a esta aventura: un blog donde las palabras navegan en un guiso de ambigüedades. Un guiso en el que las ausencias soberbias y la arrogancia supina de una lexicografía tonta y cursi aflorarán en cada oración, en cada recodo de mi pobre y previsible expresión metafórica.
Pero siento la necesidad de otro canal donde mis sentidos se bifurquen, atornillen o maceren. Un canal donde las entrañas puedan mostrarse sin piedad, sin convencionalismos avaros de obsecuencias o calcomanías culturales que no me motivan y vanamente tratan de encorsetarme.

Bienvenidos a este vuelo rasante donde los planetas chocarán y la mutación de los sentidos estará en la mira de los Dioses y Diosas.

martes, 27 de diciembre de 2016

Bien Nace

Bien nace
un aparecido en las tinieblas
se persigna y sigue en el borde mismo del papel
le tienta  un alquiler y relamido de estrellas, asemeja ser un plenipotenciario gendarme
en el medio de un allá, un allá del mas allá

Supuso el cruel enigma que se cooptaría de sismos ilógicos
y de simulacros sintagmáticos
de escozores y rencores
de intrépidos y aduladores
fatigados todos por la impaciente voracidad del ser

sábado, 17 de diciembre de 2016

Nada pasa


En eso que pasa
y se queda y pasa
sin callar, sin rodar.
pasar y nada es, nada

En eso que pasa
y se arma, y se cuece
y se amilana y retuerce 
se lastima y carcome
nada pasa, nada

En eso que pasa
acá y allá, o en ningún lugar
en la vereda de enfrente
en las orillas de la locura y en el sol hundido en la hierba
nada que no es nada
en serio: nada


domingo, 4 de diciembre de 2016

Plantar bandera

Decir en silencio
apartarse del camino,
cuidar el lugar que se tiene
tratar de no polemizar, de no ser hipócrita

Expresarse sin escribir
sin enojarse ni maltratar a los colegas
dejar el espacio para que aquellos que deseen seguir
fluyan y rían, posteen sin riesgos.

Es mejor así

Seguir se hace insoportable
indigerible
inmasticable
porque cuando la garganta quema y el teclado se inflama mejor parar,
irse y ya no ser parte.

Quedarse en un lugar que pierde su identidad
que permite flamear el estandarte de su detractor
no hace mas que dar justificación y letra a los que no toleramos semejante acto
y puede que no sea poesía, que nos sea prosa
que nos sea denuncia
puede que no sea nada.
Un acto mas, una acción y un desafío.
Que si ya tuve tantos....

Por eso me permito ya no ser ni estar
ya no mostrar y contar
ese espacio ya no es mío
ya no es
ya se fue

Lo lamento
tuve ilusión en él
pero el viento caliente del arte acomodaticio de la sumisión  también se llevó eso...