Se supone que...

Se supone que no debería atreverme a esta aventura: un blog donde las palabras navegan en un guiso de ambigüedades. Un guiso en el que las ausencias soberbias y la arrogancia supina de una lexicografía tonta y cursi aflorarán en cada oración, en cada recodo de mi pobre y previsible expresión metafórica.
Pero siento la necesidad de otro canal donde mis sentidos se bifurquen, atornillen o maceren. Un canal donde las entrañas puedan mostrarse sin piedad, sin convencionalismos avaros de obsecuencias o calcomanías culturales que no me motivan y vanamente tratan de encorsetarme.

Bienvenidos a este vuelo rasante donde los planetas chocarán y la mutación de los sentidos estará en la mira de los Dioses y Diosas.

sábado, 5 de agosto de 2017

Muy al sur

el viento
ese viento

el viento y el frío que atragantan
mientras la mirada se posa embelezada ante el musgo helado

y las hojas que yacen o bailan
 y caen ante el lente hambriento
buscando respuestas, o quizás preguntas
de por qué esas musas, de por qué ese sensible bosquejo de la lejanía
remembranza de la tierra, esa tierra querida que inspira
allá en el sur
muy al sur

que son papel, engrudo, acertijo
bailarinas, corceles, formas
las manos expertas cantan y danzan
siempre mirando hacia atrás
a la niñez curiosa que crecía mientas el aire soplaba
frente al estrecho
frente al útero primigenio

papel y engrudo maridados y exquisitos
aglutinados, embellecidos y transformados en Arte, Formidable Arte
Arte de mezclar, jugar, empastar, cortar, pegar
deshacer y volver a crear
volver
siempre volver
al sur
muy al sur