Se supone que...

Se supone que no debería atreverme a esta aventura: un blog donde las palabras navegan en un guiso de ambigüedades. Un guiso en el que las ausencias soberbias y la arrogancia supina de una lexicografía tonta y cursi aflorarán en cada oración, en cada recodo de mi pobre y previsible expresión metafórica.
Pero siento la necesidad de otro canal donde mis sentidos se bifurquen, atornillen o maceren. Un canal donde las entrañas puedan mostrarse sin piedad, sin convencionalismos avaros de obsecuencias o calcomanías culturales que no me motivan y vanamente tratan de encorsetarme.

Bienvenidos a este vuelo rasante donde los planetas chocarán y la mutación de los sentidos estará en la mira de los Dioses y Diosas.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Candy

Ser.
Simplemente.
Y dejar atrás lo presumido y heredado y dar rienda suela al corazón.

Ese corazón que nos dice qué somos, cómo y a dónde vamos.
El alma que nos demanda de qué manera nos queremos ver, 
a quienes deseamos, a quienes amamos.

Ni blanco ni negro, ni varón o mujer
Solo ser
en un caleidoscopio de simulaciones y mímicas.

Exponer, exhibir, sucumbir
atorarse de múltiples dimensiones
y renacer, en el Ser.

( Poema dedicado a la revista Candy )


domingo, 8 de octubre de 2017

Fragata Libertad

Un sueño mas que se cumple
un deseo que parecía inalcanzable que se hizo realidad
la embajadora de los mares
la proverbial fragata inmaculada
ese orgullo de la Argentina toda
que navega, enaltece, nos representa y emociona

Sobre su teka quedarán mis lágrimas
y mis ojos no olvidarán jamás la enorme algarabía que me embargó
de poder tocar su ancla, sus mástiles, sus sogas
y visitar el puente de mando
su increíble y bella cubierta
mientras flameaba nuestra bandera y su pabellón orgulloso

Todo en ella es perfecto
sublime en su blanco y en sus bronces
pues todo brilla en lo alto de los mástiles formidables
cuan colosos sosteniendo el cielo
me abandoné a su belleza, a su calma, a su experiencia
la soberana embajadora de mi amada Argentina
quedará por siempre grabada en mi corazón

sábado, 7 de octubre de 2017

Retorno

   Dedicado a la artista plástica Blair Robbins

La escultura y los espacios vacíos tienen una interrelación ambiciosa.
La escultura como espíritu y sangre,
como estela de horizonte plano y amable.

En el aire el metal se ciñe a las manos,
las mismas que lo amasan y comprimen.
El metal que brilla
a la vez que brilla su carácter de obra inconclusa,
el espacio vacío.

Y en múltiples dimensiones avanza un espiral que es un caballo
el caballo que corre por las planicies
y caza o pelea
suda y corre
y acribilla el aire con su veloz estampida.

El movimiento eterno está presente
en esos mansos y bravos caballos de llanuras interminables
que con sus amos Osage
y el recuerdo de la estirpe de valerosos guerreros altos y bellos la artista moldea y construye
visibiliza y eleva
retornando a sus fuentes.

La sombra se proyecta
la forma danza
la escultura se abanica acompasadamente
mientras las dimensiones juegan a ser ellas
entre lo mítico y real.

domingo, 27 de agosto de 2017

Retorno

La escultura y los espacios vacíos tienen una interrelación ambiciosa.
La escultura como espíritu y sangre,
como estela de horizonte plano y amable.

En el aire el metal se ciñe a las manos,
las mismas que lo amasan y comprimen.
El metal que brilla
a la vez que brilla su carácter de obra inconclusa,
el espacio vacío.

Y en múltiples dimensiones avanza un espiral que es un caballo
el caballo que corre por las planicies
y caza o pelea
suda y corre
y acribilla el aire con su veloz estampida.

El movimiento eterno está presente
en esos mansos y bravos caballos de llanuras interminables
que con sus amos Osage
y el recuerdo de la estirpe de valerosos guerreros altos y bellos la artista moldea y construye
visibiliza y eleva
retornando a sus fuentes.

La sombra se proyecta
la forma danza
la escultura se abanica acompasadamente
mientras las dimensiones juegan a ser ellas
entre lo mítico y real.

sábado, 5 de agosto de 2017

Muy al sur

el viento
ese viento

el viento y el frío que atragantan
mientras la mirada se posa embelezada ante el musgo helado

y las hojas que yacen o bailan
 y caen ante el lente hambriento
buscando respuestas, o quizás preguntas
de por qué esas musas, de por qué ese sensible bosquejo de la lejanía
remembranza de la tierra, esa tierra querida que inspira
allá en el sur
muy al sur

que son papel, engrudo, acertijo
bailarinas, corceles, formas
las manos expertas cantan y danzan
siempre mirando hacia atrás
a la niñez curiosa que crecía mientas el aire soplaba
frente al estrecho
frente al útero primigenio

papel y engrudo maridados y exquisitos
aglutinados, embellecidos y transformados en Arte, Formidable Arte
Arte de mezclar, jugar, empastar, cortar, pegar
deshacer y volver a crear
volver
siempre volver
al sur
muy al sur

viernes, 28 de julio de 2017

Don Alfredo

Recostado contra la mesa
sus manos expertas buscando signos
de un malestar esquivo, una nota mal sonada,
o la escala trabajada en clavijas atoradas
siempre hurgando en las entrañas
de acordeones mutuos o ajenos,
para rancheras gringas o valses güeros
tan lejanos como la tierra amada.

Trabajando y trabajando
pensando en la música y sus acordes, sus melodías y bemoles
don Alfredo sigue y sigue con sus herramientas
mentando y calando, arreglando y ajustando
cada nota, cada pulsador, cada soplo de aire medido y querido.
Sus manos expertas medican con pericia, escuchan con astucia
diagnostican con saberes acumulados en medio siglo
de vivir con la música, de vivir para la música
y por lo que se aprende en tantos años,
de tanto tocar, tanto escuchar, tanto aguantar

Don Alfredo es música norteña
aquella del chicano y el que cruza
la del recién llegado y el que ya no habla español pero se acuerda de sus raíces
de su historia y de su sangre picante como el chile
alma de pueblo valeroso
sangre de sudor, tezón de coraje, temple inquebrantable
vísceras sufridas por tanto sacrificio y tanto esfuerzo
y aquella gloria escapada en noches de festejos y algarabías.

Y mientras miro su pequeño taller de reparación de acordeones
me viene a la mente un corazón latiendo
un acordeón desbancado y ofrecido a la vista
sin sonidos pero con la belleza intacta
porque sigue sonando, sigue soplando
entra y sale el aire por sus fuelles
entra y sale la magia de don Alfredo que lo devolverá ya listo
para deleitar el universo.

miércoles, 5 de julio de 2017

Motores en silencio

Qué extraño es poder tocar motores en silencio
saborearlos como nubes u hojas de otoño
simples, sofisticados, pulidos o gastados
ofrecidos a quienes oteamos en sus entrañas buscando historias

Historias de personas simples que viven para ese motor

ese auto
impoluto, brilloso, potente, formidable
ese auto
que con sus chapas y hierros y olor a nafta despierta admiración y nostalgia
nostalgia de cuando los autos tenían alma
y el alma corría libre por la carretera

Los cables, las bujías, los cilindros, la caja
los pistones, el carburador, el burro de arranque
todo es protagonista
todo es melancolía
todo el sonrisas cómplices y odas de maravilla

Historias de cuando el viento en la cara fue sinónimo de belleza

Quedan estos sesgos, estos bosquejos y la valentía
de ser dignos en este mundo de trivialidades donde la imagen es la tirana
la soberana y bastarda anuladora de sueños
y donde el instante ya es pasado aún cuando no es pasado
quedan, eso sí, estos motores en silencio.