Se supone que...

Se supone que no debería atreverme a esta aventura: un blog donde las palabras navegan en un guiso de ambigüedades. Un guiso en el que las ausencias soberbias y la arrogancia supina de una lexicografía tonta y cursi aflorarán en cada oración, en cada recodo de mi pobre y previsible expresión metafórica.
Pero siento la necesidad de otro canal donde mis sentidos se bifurquen, atornillen o maceren. Un canal donde las entrañas puedan mostrarse sin piedad, sin convencionalismos avaros de obsecuencias o calcomanías culturales que no me motivan y vanamente tratan de encorsetarme.

Bienvenidos a este vuelo rasante donde los planetas chocarán y la mutación de los sentidos estará en la mira de los Dioses y Diosas.

miércoles, 23 de mayo de 2018

No recuerdo

No recuerdo cuándo fue
pero si recuerdo
no recuerdo qué pasó
pero pasó
no recuerdo cuándo nos conocimos
pero estamos uno al lado del otro

No recuerdo quién soy yo
pero soy
no recuerdo cómo llegué hasta acá
pero acá estoy
no recuerdo de dónde vengo
pero de algún lado salí

No recuerdo las hazañas
ni las canciones
ni los besos
No recuerdo mi voz
ni mi rostro ni mi consuelo

No recuerdo haber herido
pero mucha gente me dice que lastimé
me hablan con clamor de aquellos días en los que todo era un tumulto
y yo en el caos atiné a quemar y atrastrar a quién tenía delante

no tengo alivio
no tengo amigos

No

Primera vez


Siempre hay una primera vez
muchas veces
la primera vez del amor
la del dolor
la del éxtasis

Las primeras veces se repiten
porque a veces no nos acordamos
de aquella primera vez que se perdió en el olvido

Hubo un momento crucial en el que debutamos
siendo seres, mártires, jóvenes, viejos
debutamos como eternos principiantes
como eternos abocados a la experiencia

Siempre hay unas primeras veces
que son eternas, repetidas y agotadoras
primeras veces de las últimas
y de las asimétricas e insensatas

Decir adiós es de primerizo
decir hasta siempre es de anacrónico
clamar piedad por la inexperiencia es carnal
carne de cañón y musical

Declamemos la primera vez...

lunes, 23 de abril de 2018

Encuentros

Y un día salió el sol
y me encontraste amiga, me encontraste
vos soñabas
vos buscabas
 y yo en el mientras miraba el horizonte a ver qué pasaba
y pasó
te asomaste y nos dimos un abrazo a la distancia.

Y un día empezamos otra vez a hablar
a reírnos, a llorar
catarata de anécdotas, de silencios
seguimos la conversación allí, donde hace mas de 20 años había quedado
un día, como cualquier otro día, nos dijimos "Hola " y seguimos hablando
como si nada hubiese alterado nuestro tiempo
tiempo de luchar, apechugar, remar contra el destino incierto
tiempo detenido en nuestras vivencias y deseos de antaño
aunque haya pasado la mitad de la vida.

Y nos escuchamos, nos sinceramos
vos desde la bruma austera y el frío impiadoso de aquel mar tan amado
yo desde esta altura reseca y cobriza que somete mi piel y mis pensamientos
a un ahorro de silencios, implacable sol y tierra
Vos me contás y yo te cuento
vos te reís y río,
relatás tus sueños, tus desvelos
y maravillada yo te sigo.
Te sigo de ahora en mas hasta que ya no pueda.
Porque un día ya no podré ni seré
o seré un objeto mas, una ceniza mas que fertilice este cansado suelo.

Y de pronto otra vez vos frente a mí
y yo frente a vos
entrelazadas
unidas
soldadas
la misma confianza, las mismas palabras, las mismas risas, las mismas creencias
el respirar, amar y latir,
sufrir y volver a sufrir
transformar las broncas y penas en belleza y alegría
las tuyas en murga y las mías en tic tac
el nuestro de amor de amigas, donde quiera que estemos.

Dedicado a Graciela Moschini

martes, 13 de febrero de 2018

Tengo una ventana

tengo una ventana
por la vida y sus sonrisas
la calesita ocre de los prados
que danza en mis ojos con paciencia de heremita

la ventana cada mañana
se adueña de mis soles
de los pavores y dolores
de mis sueños y creaciones

ventana mía, espacio mío
viento mío, galaxia universal
compartida con las deidades del magma creciente
soledad tierna y decorosa de mi ser

tengo la convicción
de que la ventana y la vida me sonrien
me conmueven y diverten
en el camino hacia la otra instancia

miércoles, 11 de octubre de 2017

Candy

Ser.
Simplemente.
Y dejar atrás lo presumido y heredado y dar rienda suela al corazón.

Ese corazón que nos dice qué somos, cómo y a dónde vamos.
El alma que nos demanda de qué manera nos queremos ver, 
a quienes deseamos, a quienes amamos.

Ni blanco ni negro, ni varón o mujer
Solo ser
en un caleidoscopio de simulaciones y mímicas.

Exponer, exhibir, sucumbir
atorarse de múltiples dimensiones
y renacer, en el Ser.

( Poema dedicado a la revista Candy )


domingo, 8 de octubre de 2017

Fragata Libertad

Un sueño mas que se cumple
un deseo que parecía inalcanzable que se hizo realidad
la embajadora de los mares
la proverbial fragata inmaculada
ese orgullo de la Argentina toda
que navega, enaltece, nos representa y emociona

Sobre su teka quedarán mis lágrimas
y mis ojos no olvidarán jamás la enorme algarabía que me embargó
de poder tocar su ancla, sus mástiles, sus sogas
y visitar el puente de mando
su increíble y bella cubierta
mientras flameaba nuestra bandera y su pabellón orgulloso

Todo en ella es perfecto
sublime en su blanco y en sus bronces
pues todo brilla en lo alto de los mástiles formidables
cuan colosos sosteniendo el cielo
me abandoné a su belleza, a su calma, a su experiencia
la soberana embajadora de mi amada Argentina
quedará por siempre grabada en mi corazón

sábado, 7 de octubre de 2017

Retorno

   Dedicado a la artista plástica Blair Robbins

La escultura y los espacios vacíos tienen una interrelación ambiciosa.
La escultura como espíritu y sangre,
como estela de horizonte plano y amable.

En el aire el metal se ciñe a las manos,
las mismas que lo amasan y comprimen.
El metal que brilla
a la vez que brilla su carácter de obra inconclusa,
el espacio vacío.

Y en múltiples dimensiones avanza un espiral que es un caballo
el caballo que corre por las planicies
y caza o pelea
suda y corre
y acribilla el aire con su veloz estampida.

El movimiento eterno está presente
en esos mansos y bravos caballos de llanuras interminables
que con sus amos Osage
y el recuerdo de la estirpe de valerosos guerreros altos y bellos la artista moldea y construye
visibiliza y eleva
retornando a sus fuentes.

La sombra se proyecta
la forma danza
la escultura se abanica acompasadamente
mientras las dimensiones juegan a ser ellas
entre lo mítico y real.